domingo, 10 de diciembre de 2017

LOS PAYASOS DE LA TELE


   ¿Gabi, Fofo, Miliki y Fofito? No, otros mejores. 

   La televisión es gracias a nuestros políticos un circo. Trapecistas sin red, domadores de las más exóticas leyes, saltimbanquis del verbo, acróbatas de la verdad, magos e ilusionistas, pero sobre todo payasos.

   En todos los partidos políticos podemos encontrar ejemplos de idioteces mayúsculas, pero sin duda alguna el Partido Popular nos ha regalado perlas en los últimos años que eclipsan completamente a los mejores clowns de todos los tiempos (Estoy seguro que Gila incorporaría algunos de sus recursos al teléfono, Chiquito de la Calzada daría varios pasos atrás y adelante con su consiguiente "condemor" al son de sus chanzas… ). Sus comentarios pueden hacer palidecer de vergüenza tanto como provocar un ataque de hilaridad que nos congestione el rostro. Y lo han hecho con tanta naturalidad que al menos hay que reconocerles el mérito de ser magníficos actores.

   Luis Bárcenas, su transformación de ejecutivo engominado a ex presidiario, mostrando a las cámaras el dedo más largo de su mano, abandonado por los de su clase y adoptado por los presos que le hicieron cambiar su signo de un solo dedo por los cuatro en que reconocía su pertenencia a aquel módulo 4 de Soto del Real. Ahora ya en silencio, pese a prometer más actuaciones. ¡Qué lástima!

   Mariano Rajoy que pasó de sus incondicionales mensajes de apoyo hasta un patético reconocimiento de que en los papeles de Bárcenas era todo falso “menos algunas cosas” y sufrió posteriormente un ataque de amnesia que no solo le hicieron olvidar aquellas cosas sino que no le permitían recordar el nombre de quien las anotó. Escribió él sólo un capítulo ignominioso de aquello que un hombre de estado no puede permitirse, los silencios que delatan, las actuaciones desde el plasma, la inacción como movimiento.

   María Dolores de Cospedal, ha estado siempre ahí para que no nos faltara nunca la seguridad de que es necesaria de nuevo la introducción en la LOMSE (o como se llame ahora) algún curso de dialéctica. Si educación para la ciudadanía no era más que puro maquillaje de la voluntad de adoctrinamiento Zapatista según nuestro ex ministro Wert (que nunca dejaremos de tener en nuestro recuerdo), que se introduzca la ética y la poética en el Bachillerato. Su discurso de la indemnización en diferido será recordado para siempre como uno de los hitos de la literatura suburbana. Todas las escuelas de periodismo seguramente lo tomarán como modelo de cómo se puede parecer que se está hablando de algo y acabar sin saber que se ha dicho, ni por el propio emisario.

   Alfonso Rus, ese hombre bajo, con marcados rasgos de hombre del pueblo, campechano, con un gracejo natural, que invita a compartir unas risas y unas cervezas con él, cayó en desgracia por unas insignificantes conversaciones grabadas a traición en que contaba con naturalidad los euros a repartir. Tal cual como en un programa de Epi y Blas nos iba enseñando a contar hasta el doce y con gran satisfacción hacía el cambio a pesetas: "dos milions de peles". ¡Impagable documento! Pero no menos grande que ver en imágenes al actor de reparto Marcos Benavent sobrevenido a santón tibetano, arrepentido de la cosa nostra que en vez de aplicarse la omertà se transforma de yonkee del dinero en pájaro cantor. El esperpento de Valle Inclán superado por la triste realidad de España.

   Rodrigo Rato y Blesa, magníficos ejemplos de transformismo profesional, desde su posición de brillantes ejecutivos, del financiero más cotizado por los gobiernos y por el fondo monetario internacional, al ignorante más palurdo que es incapaz de ver anormalidad alguna en el uso de las tarjetas black, capaz de utilizar como estrategia precisamente la ausencia de conocimiento en la materia que había liderado años antes, solo le faltó responder al juez : Eh! ¿Mande?

   Esperanza Aguirre, cazatalentos profesional de grandes talentos de la corrupción, nos ha regalado continuos momentos de hilaridad. Moviéndose magistralmente entre la comicidad, la crítica mordaz del que ve muy bien la paja del ojo ajeno y el escapismo para no ensuciar su imagen de condesa inmaculada. Los últimos episodios que protagonizó tras su reincidente dimisión fue su oferta de ser alcaldesa para sustituir a la inefable Ana Botella (que merece un capítulo especial por su "relaxing cup con café con leche" y otras proezas) la han encumbrado a las más altas cimas del cinismo y la hipocresía. La esperpéntica Aguirre convertida en sacerdotisa conocedora de los arcanos de la adivinación, nos revelaba nuestro infausto futuro si cedíamos al poder de la malévola Manuela Carmena. Y por fin la han echado, por que ella no se ha ido, la ha despedido su propia ineptitud in vigilando.

Los de su charca siguen regalándonos momentos impagables, empezó a croar Francisco Granados y le siguieron entre otros Ignacio González convertido de héroe a villano en un abrir y cerrar de ojos, sus conversaciones con otro insigne “valenciano”, el gran Zaplana (Temo más que al trueno, las grabaciones de lo que nos falta por oír) son esclarecedoras, les falta la nariz roja para ser más auténticas.

¿Qué más se puede esperar de estos prohombres?

   Dicen que todo esto ya es pasado, que olvidemos aquello sucedido hace tanto, que son tiempos nuevos. Pero me resisto a perder de vista aquel talento con el que han amenizado nuestras vidas.

   Si bien, ahora que vamos a dos pistas con el espectáculo del Procés en paralelo, se nos desdibuja tanto gracejo, tanta ocurrencia, tanto arte que puede acabar oscureciendo al mismo Cirque du Soleil. Nos queda la función del 21-D.

   Además en el panorama internacional hay algún que otro clown de pelo amarillo que seguro no nos defraudará. El circo nacional agradece la injerencia y las cortinas de humo que oculten los errores en la pista.

   La Tele es un suma y sigue que nos mantendrá entretenidos hasta el fin de los tiempos o hasta el comienzo de un tiempo nuevo, sin corruptos ni payasos políticos.


   Dios dirá.

Miguel Poveda. A ciegas
 

domingo, 29 de octubre de 2017

TRUMP ANTOJO

Trampantojo. En la RAE: trampa o ilusión con que se engaña a alguien haciéndole ver lo que no es.
   
No estoy muy seguro que esto pueda ser mi propio trampantojo, el que yo me he formado de esta complicada realidad. Pido perdón por lo que pueda haber de erróneo.

   A veces, fruto del azar o mediante extraños conjuros, aparecen en nuestro entorno fenómenos distorsionadores que nos engañan a la vista y al sentido común. Que levante la mano quien piense que Trump no es un elemento desconcertante. Millones de personas le creyeron el estadista idóneo para la mayor potencia del mundo, sacaría de la miseria a los pobres que conviven con la opulencia y la riqueza ofensiva de los mega ricos. Lo auparon al poder aquellos que querían entrar a formar parte de ese sueño americano. No veían tras el flequillo rubio al magnate, al empresario que hasta ese momento se había dedicado a hacer crecer sus riquezas sin importarle la ética, ni la estética. Parecía el nuevo mesías por cuya grosera boca de dientes blanqueados salían promesas imposibles de cumplir, pero tan sugerentes, tan irreales, tan imposibles que parecían al alcance de la mano. De esta manera se le dio el cetro al falsario, porque la ilusión les cegó el intelecto, se dejaron seducir por mentiras adorables aunque quien las pronunciaba no tenía crédito para cumplirlas.

   No es exclusivo de los americanos ver realidades soñadas como verdades incuestionable. También nosotros andamos entre trampantojos, moviéndonos a trompazos, aceptando las trampas de los tramposos de siempre. La derecha que nos gobierna, que viene elegida por el dedo siempre acusador de Aznar (que nos juzga hasta desde su silencio y nos condena cuando habla), que a su vez proviene del magnánimo dedo de Fraga, originario de un régimen cuyo caudillo firmo de puño y letra la sentencia a muerte de demócratas y liberales. Ellos que no han sabido todavía soltar el lastre del postfranquismo y que se han bañado en las turbias aguas de la corrupción hasta salir embarrados de ese charco, ahora nos venden la redención. Se erigen como los verdaderos salvadores de la patria, la que llenaron de mentiras, de promesas incumplidas, de pufos bancarios, de fraudes electorales, de obra pública inacabada o con sobrecostes infames. Ahora van a ser los que nos saquen del agujero que se cavaba frente a sus narices sin mover un dedo y que ayudaron a cavar, ninguneando a los catalanes, presentando mociones de inconstitucionalidad al Estatut, arreglando el Tribunal Constitucional para que sirviera al propósito. Ellos, los ausentes hasta ayer, las sombras que no quisieron poner soluciones, esgrimen ahora la sacrosanta Constitución (texto al parecer de inspiración divina e inalterable) para imponer el Orden. Este artículo 155 que seguramente (perdón por mi ignorancia) se redactaría como un copia y pega de otras constituciones, sin saber muy bien para que servía (porque al parecer nadie lo sabía hasta anteayer), se viste de gala, se rellena de Derecho, de Garantías Civiles, de Orden Constitucional, de Salvaguarda de la Democracia (todo con mayúsculas por favor) y ya está listo para anular lo que con tanto esfuerzo hemos ido construyendo en los 42 años tras la dictadura. El trampantojo está servido y además parece la solución lógica, la necesaria, la única. Aún con la incertidumbre de si los declarados en rebeldía aceptaran de buen grado el correctivo, de si su aplicación requerirá de los servicios de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en una sociedad, la catalana, que está febrilmente excitada. 

   Del otro lado (aunque todo forma parte del mismo lado) el Procés y sus artífices, una suma de fuerzas que en otro momento hubiera sido impensable (la derecha burguesa de CiU reconvertida en PDeCAT a fuerza de escándalos de corrupción, la izquierda independentista de la CUP y Esquerra Republicana). Entre todos, con la inestimable ayuda de la inacción del Gobierno del Estado elaboraron el trampantojo de esta nueva ínsula Barataria en que han convertido a la República Independent de Catalunya. Apropiándose de un sentimiento de identidad legítimo, que no tiene porque ser excluyente, si no que puede conciliarse con el sentimiento de pertenecer a una tribu hispana o incluso a una tribu europea, han creado por inoperancia, por interés particular y no general, por incompetencia, un laberinto de salida incierta. Estos próceres elegidos democráticamente han subvertido la democracia. Han tratado de ningunear a los que no les votaron, han recontado el apoyo popular a partir de los movilizados en las calles sin contar los que enmudecían en sus casas, han dado legitimidad a un referéndum ridículo por ilegal, por falto de garantías, irrisorio a los ojos del mundo. Si no hubiera sido por la incompetencia de un Ministerio de Interior que provocó situaciones de violencia innecesaria, hubiera pasado por ser un festival de las urnas de nula relevancia política. Basándose en esta votación amañada en la participación por la falta de control, por la propaganda mediática desde los medios públicos (al mismo nivel que gobiernos fascistas han utilizado televisiones y prensa en el pasado), con un recuento en diferido, con anuncio de DUI si pero no (patético), convocatoria de elecciones(a los gritos de traidor) y vuelta atrás (al grito de ¡President, president!), negociaciones in extremis en que los negociadores se dejaban llevar más por su propio papel ante el público que por el verdadero interés general. Y finalmente la declaración de independencia, con un Parlament menguado de parlamentarios, a escondidas tras el voto secreto. Todo lo vergonzoso que podía imaginarse ha sido superado.
 Y ahora, aquí estamos en esta especie de sueño o pesadilla en la que políticos incompetentes nos han metido. Los actores de este trampantojo quedan deslegitimados para ofrecer soluciones si no han sabido encontrarlas antes. Los jueces deberán hacer ahora lo que no hicieron los políticos. Como suele decirse, siempre queda el consuelo de que la Historia les juzgará. Aunque visto lo visto, la Historia lleva una venda en los ojos (¡Ah no! ¡Eso era la Justicia!) ¡Apañados estamos!.


"—Sancho amigo, la ínsula que yo os he prometido no es movible ni fugitiva: raíces tiene tan hondas, echadas en los abismos de la tierra, que no la arrancarán ni mudarán de donde está a tres tirones; y pues vos sabéis que sé yo que no hay ninguno género de oficio destos de mayor cantía que no se granjee con alguna suerte de cohecho, cuál más, cuál menos, el que yo quiero llevar por este gobierno es que vais con vuestro señor don Quijote a dar cima y cabo a esta memorable aventura. Que ahora volváis sobre Clavileño con la brevedad que su ligereza promete, ora la contraria fortuna os traiga y vuelva a pie, hecho romero, de mesón en mesón y de venta en venta, siempre que volviéredes hallaréis vuestra ínsula donde la dejáis, y a vuestros insulanos con el mesmo deseo de recebiros por su gobernador que siempre han tenido, y mi voluntad será la mesma; y no pongáis duda en esta verdad, señor Sancho, que sería hacer notorio agravio al deseo que de serviros tengo.

—No más, señor —dijo Sancho—: yo soy un pobre escudero, y no puedo llevar a cuestas tantas cortesías; suba mi amo, tápenme estos ojos y encomiéndenme a Dios, y avísenme si cuando vamos por esas altanerías podré encomendarme a Nuestro Señor o invocar los ángeles que me favorezcan".

La Promesa de Don Quijote a Sancho Panza. La Ínsula Barataria.

sábado, 21 de octubre de 2017

ALGUNAS FOTOS









AIRE

  Tenía escritas algunas lágrimas vertidas en Etiopía, pero no podía llorarlas todavía. Hoy ya he tomado aire. Viernes. He comido en Gastroadictos con Amparo, Trini y Lidia. Esta noche he quedado a cenar con Julio, Mari Carmen, Juanra y Manu, los colegas de Gambo. Llevo ya 15 días de trabajo en el hospital. Estoy reconciliándome con el placer de la vida, a pesar de los avatares políticos y sus malas vibraciones. 

ME LLAMO SESAYI

   Me llamo Sesayi y me estoy muriendo. Oigo vuestros lamentos, vuestros gritos me llegan desde la calle. Distingo a mi hermana que grita mi nombre para que vuelva. Oigo a mi prima que es como mi hermana porque nos criamos juntas, grita desesperadamente. Cada vez que se abre la puerta de la maternidad y alguien porta noticias mías los gritos se agudizan. Mamite se ha desmayado ante la noticia. Ella también espera un hijo, me acompañó hasta el hospital con la mula. Yo iba sangrando, creía que perdería a mi hijo. Dejé en casa los otros tres, pequeños, ya casi huérfanos, aunque ellos no lo saben, no lo comprenderán hasta más adelante. Subíamos las cuestas que llevan hasta el hospital con una lluvia fina que amenazaba con ser torrente. Yo sólo pensaba en el calor que sentía entre mis piernas, que era la sangre que resbalaba lentamente, dulcemente. No me quedan fuerzas. Quisiera deciros que estoy bien, aquí en brazos de mi marido que me sujeta incorporada para que entre algo de aire en mis pulmones. Hacía tiempo que mi marido no me tomaba así, con esta ternura. Él sabe que me estoy muriendo, lo ve en la cara de los médicos, sus conversaciones inaccesibles no pueden esconder sus gestos severos. Ellos sufren porque no saben que hacer, conocen el final y ven a la muerte rondar mi lecho. Han quemado los últimos cartuchos, sabían que no serviría para nada pero deja más tranquilas sus conciencias.

   Cuando distinguimos la puerta del hospital pensé: “Estoy a salvo”, me agarré de nuevo a la vida y a mi hijo que estaba por nacer. Entré y me vieron pronto, no esperé como otros en la sala. Una médico joven me vio y me hizo una ecografía. ¿Cómo es posible ver dentro de mí, cómo lo hacen los médicos? Pude ver claramente a mi hijo moverse, aunque ya lo notaba, aquellas sombras me relajaron. “Misha” me dijo y yo me calmé. Había dejado de sangrar. Me pusieron un poco de sangre y medicación para mi hijo. Todo bien. Misha. Waan hunduu gaarida. No he vuelto a sangrar desde hace dos días. Esta mañana he sentido un poco de fatiga. Allí estaba mi madre, me dijo que era del miedo que traía, que ya todo iría bien. Ahora la veo aquí sentada. La han dejado entrar sólo a ella. Los demás siguen gritando en la calle. No puedo salir a decirles que estén tranquilos, que duermo en brazos de mi amado y siento como mi hijo duerme conmigo. Veo a mi madre con la cabeza baja, aguantando el llanto, tocando mi frente fría, como mi marido que también me habla. Oigo sus voces pero no puedo contestarles. Quisiera decirles tantas cosas. No tengo fuerzas, se me escapa el poco aire que consigo sin poder decir una palabra. Necesito todo mi aliento para mantener esa visión borrosa, sentir los brazos de mi marido abrazarme para mantenerme recostada. Es placentero. Es dulce la muerte. Es dejarse ir por el río, llevado por la corriente, meciéndome en el agua que no está fría. También oigo a los doctores, no me interesa lo que dicen, no tienen ahora nada para mí. Estoy sola con mi madre, mi hijo y mi marido. Los demás afuera. En la calle llueve, no puedo oír la lluvia pero siento la humedad, el olor a tierra mojada. Pronto estaré envuelta por el manto de la tierra. Desde allí espero poder seguir oyendo el mundo, espero poder sentir correr a mis hijos sobre mi, oírles gritar como ahora oigo a mi familia. Sus risas mientras juegan, su llanto al caerse. Quizá algún día lleguen hasta mí con sus amores y se besen y pueda sentir el temblor de sus piernas.

   Mi madre ha salido, lo se porque noto a mi marido y oigo más fuertes los gritos. Ha salido a decir que ya he muerto. Ahora mi marido me deja sobre la cama. También él está llorando. Me ama y yo a él. Pese a todo. Pese a esta vida miserable que nos impide ser del todo felices. Pese a que el frio, el calor, el hambre, la sarna nos castigan sin haber cometido falta alguna. A mis veintitrés años he vivido lo suficiente para conocer la alegría, el goce, el amor sublime pero también la pobreza que es como una espina clavada en el corazón. No la notas siempre, pero está ahí mortificándote, impidiendo que sonrías.

   Ahora envuelven mi cuerpo con una sábana. Alguien de mi familia ha dejado un paño blanco con ribete de colores y flecos, para que me envuelvan. Están pasándolo por debajo de mí y noto como las manos de los enfermeros me mueven. Me colocarán sobre una camilla y me llevarán a casa en volandas, recorreremos el hospital con gritos de dolor. El resto en silencio, mirando respetuosos el cortejo fúnebre. Lo he visto otras veces. Mi familia y mis amigos seguirán mi cuerpo envuelto en la mortaja, todos llorando. Todos menos yo que ya no me quedan lágrimas. El cielo también llora, como casi todas las tardes, se ha puesto gris y deja caer su agua para ablandar la tierra. Así será más fácil darme cobijo en sus entrañas.

   Gambo 5 de septiembre 2017

   (Quedan 6 días para el Año Nuevo Etíope)



viernes, 20 de octubre de 2017

¿DÓNDE VIVE DIOS EN GAMBO?

  ¿Acaso se aloja en las chabolas con paredes de boñigas y techo de paja? ¿Reside en las casas de adobe y suelos de tierra? ¿En el bosque? ¿En el rio Lepis que baja impetuoso de la montaña? ¿Es Dios la lluvia que cae cada tarde y embarra los caminos pero da un verde furioso al tef y los paisajes? ¿No estará escondiéndose en la iglesia a resguardo del frio y del sol? Es posible que Dios sólo more en los animales que llenan esta tierra, los borricos, los monos, … O quizás sea verdad que vive en el corazón de las mujeres y los hombres que sucumben a la pobreza.

  ¿Dónde está Dios en Gambo?

  Si Dios es justicia, nunca llegó a estas tierras altas. Si Dios es bondad, se perdió en la espesura de la selva y vive confundido con los reflejos del sol sobre los charcos o en los ojos de los niños. Si Dios es amor está en todas partes y en ninguna. Es etérea su presencia, forma parte del aire que respiran. Puede penetrar en los pulmones y exhalarse como un deseo para hacerlo real. Las mujeres buscan a Dios en sus maridos y en sus hijos. A veces lo encuentran. Los hombres buscan a Dios en sus manos y están vacías. Pero cuando acarician, cuando trabajan, cuando pegan, cuando luchan, cuando aman, miran sus manos como si fueran las manos de dios. Los niños llevan a Dios en sus piernas, sucias pero fuertes, imparables, soportando el peso del incierto futuro. Dios no está siempre en esta tierra, la visita de tanto en tanto, la bendice con la lluvia y con el sol tras la lluvia, promete venir a menudo, como las visitas, pero luego debe atender tantas miserias en el mundo que pasan los días sin volver. A veces semanas o meses. De pronto un día sin avisar aparece y posa la mano sobre uno de sus hijos y le da la felicidad o le devuelve la vida.

  A pesar de sus ausencias este es el lugar que prueba su existencia. No es posible tanta belleza sin que Dios exista. Es fácil adivinar su presencia en los ojos de los niños. La pureza, la inocencia se reflejan en su pupila. En los hombres y las mujeres si te fijas bien y olvidas sus harapos, su suciedad, en todos brilla la luz que anuncia que allí en el fondo de aquel cuerpo hay un alma, un ser que siente el dolor, el hambre, la injusticia. Dios está en la mirada de la gente. La de ellos y la nuestra. Las miradas que permiten ver a través del traje que compone la miseria, un hilito de esperanza en los Hombres. Si no es así. ¿De qué vale esta vida?

  10 septiembre de 2017 – 5/13/2009 año Etíope.

Mañana Año Nuevo

  EL 11 SEPTIEMBRE para los Etíopes significa el Año Nuevo, el final de la temporada de lluvias, el comienzo del sol. La primavera. Para nosotros el comienzo de una nueva Era dónde el Terrorismo es el arma de los locos y la excusa de los poderosos. Nuestro invierno.

  Y Dios de vacaciones.


TEDDY AFRO. ETHIOPIA