domingo, 24 de enero de 2016

ONCE

Quería aprovechar la entrada del blog número 111 para presentar el libro que hemos publicado Mara  y yo. Un ilusionante trabajo, del que ambos estamos muy contentos. A pesar de que probablemente es un proyecto que difícilmente traspasará el ámbito de nuestros conocidos, estamos satisfechos y esperamos que podáis disfrutar de ello.

Está editado en bubok (en papel y pdf) la descarga en pdf es gratuita, en esta edición las ilustraciones están en blanco y negro. Puedes acceder directamente pinchando en el nombre de la editorial o en cualquiera de las imagenes de la portada del libro.

Hemos editado un pequeño número de ejemplares con serigrafías originales en la cubierta y las ilustraciones originales en color, así como en alta calidad de papel. Lamento que sólo podamos ofrecerla a los que conocemos físicamente, si alguno de vosotros la quiere decídnoslo a Mara o a mí.


Estas, son ONCE historias que nacen de mi imaginación alimentadas por las sensaciones que me trasmite cada nombre de mujer. No corresponden a personas reales, no conozco mujeres como las que allí aparecen, pero en ellas hay un poco de algunas que haya podido conocer, son historias que han ocurrido en algún lugar.

Son mujeres que tienen sentimientos reales, unidos a la propia condición de mujer o al hombre como individuo. Pueden parecer a veces caricaturas, pero la vida es una caricatura deforme que supera con creces lo que pensamos que es real. A través de ellas se expresan reflexiones sobre los sentimientos, que no son más que una visión parcial desde la óptica de aquella mujer imaginaria que habita en la historia o en mí mismo.

No había un número de historias para contar, cuando empezaba una de ellas aparecían otras. Siete me pareció un número que poseía un significado mágico, como los siete colores del arco iris o los siete pecados capitales. Pero aparecían más nombres y seguí escribiendo. Once fue el número elegido porque supera la perfección encarnada por el diez y mantiene la singularidad de los números primos, como las mujeres.