CIERRA LOS OJOS...

CIERRA LOS OJOS, imagina un mundo nuevo donde la dorada luz del sol durmiente    arranca un brillo nuevo a los caminos. En el breve instante en que se inicia el sueño, contemplarás como el mundo que parecía irremediablemente perdido encauza su destino. Los gobernantes pidieron perdón por sus errores, los hombres ricos dejaron de acumular riquezas para hacer nacer un tiempo más justo. Aquel que recogía desechos en los basureros encontrará un bocadillo de mortadela y alguien lo llevará bajo su techo para que no tenga frío, pastores y campesinos vivirán la nueva Arcadia.

Si en ese instante pudieras ver, verías como las hojas de las pámpanas de vid toman el color amarillo de la tarde y hasta las tejados lucen los ocres del otoño. Si te fijas, dentro de aquellas paredes los jueces dictan sentencias basadas en la jurisprudencia verdadera, la que emana de la auténtica justicia, los soldados defienden a los débiles, los médicos curan el cuerpo y sanan el espíritu vertiendo gotas de humanidad en el oído de los dolientes, los arquitectos diseñan ciudades habitables, los informadores solo anuncian buenas nuevas, los sabios son sensatos y a los honrados se les tiene por hombres santos.

ABRE LOS OJOS , no todo lo que soñaste se perdió en el vacío, si subes a la azotea y miras el horizonte, aún pueden verse los rayos de un sol mortecino que arranca matices cálidos a las copas de los árboles, la brisa todavía puede traerte aromas fragantes. Aunque el sueño se desvanece y se hace fuerte la rabia, la luz cegadora del sol ya se hundió tras la montaña y no puede verse toda esa realidad desagarrada. Si miras, en la calle seguirá el mendigo escarbando en la basura, hombres y mujeres sin moral viven ajenos a su dolor aunque en su mano esta el cambiarlo, no se lo plantean porque viven ausentes. Habrá leyes injustas, policías malvados, médicos indiferentes, curas golpeando en la cara de Dios, oficinistas embrutecidos por la tinta, albañiles somnolientos sobre los andamios, políticos corruptos, juristas ciegos, charlatanes vendedores de falsos sueños, doctos idiotas, brutos poderosos, …

CIERRA LOS OJOS, concéntrate en ti mismo, olvida a los otros. Si eres capaz de ver al hombre que te habita, si consigues buscarlo entre la ceniza, si despiertas la bondad que duerme plácidamente en el fondo, es posible que llegues a saber que existe una posibilidad de hacer real el sueño. Ese hombre que viste en la profundidad de tu mente está tan vivo como el que cada mañana se levanta para actuar como una marioneta.

ABRE LOS OJOS, mira en el espejo, está ahí y eres tan poderoso como los que convierten el mundo en miserable. Si te convences a ti mismo, todavía queda la esperanza de que un día te levantes y se haya hecho realidad el cambio. Son tantos los que pueden abrir los ojos y mirar a lo lejos, que aún queda la posibilidad que el sol salga de nuevo por el poniente y siembre de luz nuestro sueño.




50 SOMBRAS DEL GRIS (reflexión preelectoral)

   Ahora ya no vemos el gris como un color austero y triste que armoniza con un estilo de vida monótono e insustancial. Ahora el gris es el nuevo color de moda, el nuevo blanco, sobrio y elegante que combina perfectamente con los más atrevidos y cálidos contrastes. El gris ha dejado de ser un color aburrido, un recurso para la neutralidad. Vemos en el gris el nuevo renacer del color, la trasformación de la Cenicienta en princesa y de su calabaza en un coche deportivo. ¿Porqué nos atrae tanto ese color? Yo acabo de pintar el comedor en gris ceniza con un tono más oscuro de gris para resaltar el pladur que cubre la chimenea y queda muy atrevido, bueno quizás no tanto como atrevido, pero si informal, desenfadado, rompedor con el estilo de mi casa que es muy rústica.

   ¿Es un acontecimiento social este cambio de percepción o acaso se trata sólo de una impresión personal? El gris es desde luego el nuevo color de la política. Quizá porque encarna lo que no es blanco ni negro, ahora que los extremos devaluaron su poder, toma fuerza. Antes, oía decir a los políticos que querían ver todo blanco sobre negro, aquello de luz y taquígrafos, queríamos las cosas claras y el chocolate espeso, decir al pan pan y al vino vino… pero las cosas han cambiado, ahora nuestra paleta de colores va del gris claro al gris marengo, ofreciéndonos la elegancia, la fuerza, la serenidad que precisamos en estos tiempos confusos.

   Con adecuada iluminación el gris resalta los contrastes, revitaliza su entorno, realza los elementos que lo rodean. Les ofrece el carácter y la personalidad que acaso perdieron con el uso, con el desgaste. La luz le favorece, pierde su carácter serio para adoptar un matiz alegre, fresco, vivo. En la oscuridad dejó de ser un tono lóbrego para crear un clima intimista, confortable, sosegado, que invita a la reflexión y te abre al mundo interior.

   El gris que resulta de combinar los colores básicos (azul, rojo y verde que casualmente coinciden con la vieja política), al unirse a naranjas, violetas, fucsias (¡Que coincidencia, los nuevos partidos!), tiene la capacidad de armonizarlos, de dar equilibrio al sistema. En estos nuevos tiempos de cambio, de renacimiento, de segunda transición, yo propongo un nuevo partido que aglutine este sentir dialogante que se avecina, un partido ecuménico, holístico, aglutinador de voluntades, visionario, diferente, el PIG (Partido Idealista Gris). Me presento a las próximas elecciones y espero tu voto. Si tienes el moro te prometo oro, si tienes oro te prometo al moro, todo lo necesario para que creas que la solución está en una papeleta.


LA REBELIÓN DE LOS IDIOTAS

De tanto abandonar la cordura en el armario fuimos perdiendo la capacidad de reacción. Fuimos entrando en un bucle de fuerza que nos impulsa hacia el colapso, a la implosión moral. Todos los sentimientos de rebelión se van comprimiendo en un punto de nuestro caldo cósmico. Como la luz polarizada del laser ya solo vemos una pequeña parte de la realidad, la que menos nos duele, el resto se fundió en una especie de estupidez consentida.

Nosotros que éramos la esperanza del Universo, nos hemos convertido en polvo galáctico, disperso, rodeado de vacío. Incapaces por nuestro tamaño de tener gravedad propia que aglutine a nuestras partículas vecinas. Nos han ganado la partida los idiotas, más atractivos sin duda. No hay mas que verlo en el día a día. Enciendes la televisión, y está nueva realidad cobra vida. Los que nos engañaron y robaron aparecen ahora con renovados argumentos y a poco los creemos. Las tertulias suenan a cháchara de loros, se llaman formadores de opinión, ¿para quién, si no existe un debate social? Al final no son más que charlatanes vendedores de eslóganes y titulares, vendedores de votos.

Hay cientos de programas para imbéciles, la audiencia marca la programación nos dicen. ¡Entonces, no hay más que hablar! Si el público ha elegido aquella bazofia es porque los estúpidos son mayoría. Es posible que sin saberlo formemos parte ya de aquel colectivo. Nos hemos ido incorporando al rebaño, ya casi nos gustan: hombres mujeres y viceversa, Adán y Eva, ¿Quién quiere casarse con mi hijo?, Sálvame de luxe, Gran hermano y otras tantas anomalías estelares que como un agujero negro absorbieron nuestra energía y nuestro entendimiento. Esa conciencia, el preciado tesoro de nuestro espíritu combativo de antaño, tanto lo guardamos, que se nos evaporó como una gota de rocío con el sol de la mañana y los idiotas que estaban a la sombra se han apoderado del protagonismo del mundo, han tomado las riendas de la sociedad, han constituido la Nueva Generación Dominante, el Hombre Nuevo.

Los pequeños destellos de luz como el 15-M, no fueron mas que ese polvo galáctico estrellándose contra la atmósfera, generaron un brillo que quisimos llamar cometa, pero no era mas que una estrella fugaz. Una pavesa ardiendo, pero no la llama. Pudo ser como mucho la noche de San Lorenzo, se iluminó el cielo en algún instante y prendió la esperanza. Ahora cuando nos acercamos de nuevo a los retos del destino, como el 20 de diciembre(las elecciones generales) , dudamos. ¿Existe un 40 por cien de indecisos? No es posible que sea verdad o estamos perdidos. Si después de este tiempo aciago de menospreciar la cultura y la educación, cedemos el testigo a los que nos vencieron es que estamos completamente idiotizados.

Algún día vendrá la Revolución, pero de momento la única rebelión es la de los idiotas.

Espero que despertemos a tiempo, antes que las fuerzas del Universo se vean impotentes para mantenernos con vida y decidan dejar morir a los imbéciles. Espero poder escribir el 21 que los poetas han escrito un verso redentor, que los filósofos y los hombres sabios han vuelto a sonreír y que las nuevas batallas puedan cambiar el signo de los Tiempos.