domingo, 4 de mayo de 2014

Alicia, en el País de las Maravillas



No me había dado cuenta que me faltaba Alicia por publicar. Es perfecto. Hoy el Día de la Madre, que sirva de homenaje a las madres.

Alicia  entra a través del espejo de sí misma y ve el mundo que sus ojos y su corazón le enseñan. A veces la realidad es diferente a la que vemos y nos engaña.
 
Pero de la misma manera que la maternidad la lleva a ver su vida a través de espejos curvos, deformada y cae en la celada que el destino le tiende. También la maternidad la salva, le abre los ojos, porque empieza a ver a través de los ojos de sus hijas.

Está escrita en primera y tercera persona a veces entremezclándose.

Las dos Alicias son reales, pero sólo una es la verdadera.

Lo dicho, quede como homenaje a las MADRES.

Yo pienso que la condición de madre es la mayor entrega que alguien puede hacer, la mayor prueba de generosidad, de renuncia a sí mismo. El embarazo y el parto son el mayor sacrificio que nadie hará nunca por nosotros.



Gracias mamá