¿TIEMPO ES LO QUE LES FALTA O LO QUE LES SOBRA? (yo que sé)





Me vino a la cabeza al preguntar a las mujeres por su última regla y casi ninguna lo sabe. Me llama la atención que ni siquiera las embarazadas.
No quiero decir que les falte o les sobre tiempo, para realizar sus sueños (eso tampoco lo sé), a lo que quería referirme es a que les falta o les sobra el concepto del tiempo. Tenerlo no lo tienen, eso seguro, ahora bien, ¿Les sería útil tenerlo para disfrutarlo? O bien ¿Sería un estorbo aún mayor para su vida diaria? Lo ignoro. Como decía Sócrates: “ Sólo sé que no sé nada”. Pero siguiendo el método dialéctico del maestro de la filosofía (Sabíais que Sócrates era hijo de una comadrona?) después de plantear una proposición analizaba las preguntas y respuestas suscitadas por la misma. Las preguntas ya han sido planteadas ( No lo de que si sabías que era hijo de una comadrona?, sino lo del tiempo). A estas alturas lo que pensaréis es que al que le sobra tiempo es a mí, y es verdad.

Lo poco que sé, se lo debo a mi ignorancia. Platón 

Si la respuesta fuera afirmativa a la primera pregunta, si fueran capaces de tener en cuenta el paso del tiempo en cada momento, seguramente tomarían conciencia de su inconsistencia, de la fragilidad que posee, de cuan veloz es su paso y como no se pueden reclamar los segundos pasados y no aprovechados. Si percibieran esa belleza de que cada segundo deja de ser presente un instante después, pero forma parte ya de tu historia, quizás, podrían hacer valer sus vidas como un bien ilimitado, millonario en segundos. Se sentirían poseedores de cada instante y amos de su futuro. Podría infundir en sus almas la fuerza para mover el mundo, para cambiar sus vidas, uniendo el esfuerzo de todos aquellos que saben que tienen una vida por delante que deben disfrutar y habrían tomado la decisión como dueños de sus vidas, de vivirlas.
"La unión en el rebaño obliga al león a acostarse con hambre" (proverbio africano)
En caso contrario, si pensamos que poder percibir esa fuerza vital que proporciona el tiempo puede ser un inconveniente para su felicidad, nos encontramos ante la eterna pregunta de si la ignorancia nos da la felicidad. La pregunta que Dios nos planteó en el Paraíso y parece que resolvimos cogiendo la jugosa manzana de la ciencia. Sin embargo que bello hubiera sido el Paraíso, sin la necesidad de buscar alimento, sin miedos, siempre bajo el manto protector del Creador. Aún así nadie de nosotros estuvo en ese Paraíso, ni le preguntaron si le gustaban las manzanas. A estos hombres y mujeres tampoco y viven en el Infierno, no cometieron más pecados que nosotros, no llenaron el saco de manzanas, la suerte los hizo nacer en la pobreza. Viven el día a día sin que el calendario o el reloj marque sus vidas. No es que el tiempo no les afecte, el Sol sale y se pone, la Luna cambia su forma, se suceden los acontecimientos que dan el devenir de los años. Pero no toman conciencia de si es lunes o martes (quizá el domingo para los católicos o el viernes para los musulmanes), si es primeros o finales de mes. Imagino a estas mujeres que paren todos los hijos que pueden, que unen los embarazos a las lactancias, cuando alguien les pregunta por la fecha de su última regla, deben quedar extrañadas. Que más les da, si todos los días se parecen. No son acaso más felices ignorando que existe un mundo diferente, donde el tiempo es oro y conviene aprovechar cada instante, con la imperiosa necesidad de hacer algo nuevo para llenar los segundos de sentido. Por tanto quizá vivan mejor en la plácida ignorancia del cronómetro. Puede que ignoren nuestro sentido del tiempo pero no son necios, la sabiduría no es ajena a los pobres, sólo que se manifiesta de otra manera.
"Durante la estación seca hay que hacerse amigo del dueño de la piragua"  (Africano)
No conozco la respuestas. Como opinaban los sofistas griegos si algo existe no se puede conocer, y si su conocimiento fuera posible, no se podría comunicar. Pero un buen consejo sobre el tiempo (no es mio) : Si tienes mucha prisa puede que lo más recomendable sea que te sientes y esperes a que se te pase.